CAMILO SEIRA utiliza excremento de vaca para esculpir sus obras